La Radiofrecuencia facial es una forma muy natural de luchar contra el paso del tiempo. Activa la producción de colágeno de forma natural, despertando los fibroblastos, obteniendo una mejoría en el tensado de la piel (efecto lifting) y una marcada redefinición por la producción de nuevo colágeno.

La Radiofrecuencia facial se puede aplicar para tratar:

  • Arrugas.
  • Acné.
  • Envejecimiento de la piel.
  • Cicatrices.
  • Etc.

Diversos estudios sobre la lucha anti edad y anti envejecimiento han llegado a esta conclusión, cuando las células se exponen a un micro-estrés repetido, esto incrementa su resistencia al estrés al que se enfrentarán en el futuro. De esta manera, si “maltratamos” ligeramente las células cutáneas, estas desarrollarían mecanismos de defensa naturales que ralentizarían el envejecimiento.

 

Esto dicho en cristiano, significa que lo que no te mata te hace más fuerte. En los tiempos de nuestras abuelas eran frecuentes los consejos como: “no te frotes la cara que se te va a pelar”. Ahora sin embargo sabemos que hay muchísimos tratamientos que se basan en eso, precisamente en pelarnos para renovar nuestra epidermis.

Cuando sometemos a la piel a un estrés, nuestras células generan un aumento de los HSP (Heat Shock Proteins), las proteínas de choque térmico. Presentes en estado natural en nuestro organismo, estas proteínas ayudarían a las células a protegerse del estrés externo, es decir, desempeñan un papel de protección y reparación de proteínas.

 

Nuestro cuerpo produce los HSP de forma natural pero con el paso del tiempo, éstas disminuyen. Las proteínas, necesarias para obtener una piel joven y bonita disminuyen y el proceso de envejecimiento podría acelerarse. Con sólo incrementar 5 grados aproximadamente la temperatura de la piel, ya se empiezan a formar HSP y por consiguiente una cadena de beneficios visibles en poco tiempo.

                                                                                      el futuro radiofrecuencia

La Radiofrecuencia, actúa elevando por un lado la temperatura y por otro lado incrementando la microcirculación de manera que aumenta el trasporte de oxígeno y nutrientes a los tejidos.

Todo esto lo hace porque el calor penetra a capas muy profundas, y aumenta la temperatura sin quemar en absoluto la capa superficial. De hecho es un tratamiento que no resulta en absoluto molesto.

La Radiofrecuencia facial tiene dos efectos:

  • uno lifting inmediato que se observa nada más acabar la sesión de 45 minutos, debido a la retracción de las fibras de colágeno,
  • y otro la mejora considerable en la piel a largo plazo y con varias sesiones espaciadas una semana como máximo entre una y otra.

Si tienes cualquier evento y quieres estar estupenda, el día de antes prueba a hacerte una sesión de Radiofrecuencia, seguro que te engancha y quieres más

¿Has probado ya una sesión de Radiofrecuencia? ¿Quieres compartir con nosotros los resultados ? Recuerda que puedes seguirnos y comentar en nuestra página de Facebook http://facebook.com/Terciopelos