En 12 años de profesión dedicada a la fotodepilación láser y luz pulsada da tiempo a escuchar muchas alegrías pero también da para escuchar otras tantas penas.

De sobra sabemos que la fotodepilación, ya sea por láser o luz pulsada, es el mejor sistema para acabar de una vez con los odiosos en indeseados pelos en cara y cuerpo, entonces ¿ por qué hay personas que dicen que no les funciona? Durante todo este tiempo me he ido encontrando con experiencias de todo tipo que me han llevado a estas conclusiones y creo que es interesante que las sepáis:

A continuación os enumero los 5 errores más frecuentes en fotodepilación láser y luz pulsada.

1.- Creer que con dos o tres sesiones ya te olvidas de pelos. A partir de la primera sesión ya es evidente la reducción de pelo, pero para conseguir el objetivo es imprescindible la constancia y la frecuencia. Al principio las sesiones serán cada mes o dos meses y poco a poco se irán espaciando. Yo recomiendo hacer en total una media de 6 u 8 sesiones. Con unas 8 sesiones podremos conseguir una reducción de un 80% o 90% de pelo.

2.- Pensar que como mi pelo es rubio y fino se me irá antes y que el tratamiento será más efectivo. Cuanto más fino y claro es el pelo peor lo detecta el aparato y menos daño hace en el folículo. Así que si nuestro pelo es odiosamente negro y gordo estamos de enhorabuena y fácilmente podremos decirle adiós.

3.- Dejar pasar mucho tiempo entre sesión y sesión y hacerlas cuando me apetece y no cuando me recomienda el profesional. El daño que le hacemos al folículo es acumulativo y solamente es posible hacerlo mientras el pelo se encuentre dentro de él y en una determinada fase de crecimiento. Por eso es importantísimo no pasar más de dos meses entre las cuatro primeras sesiones y no más de tres entre la quinta y la octava para evitar que el folículo se regenere del daño. Una vez que se alcanza el número de sesiones recomendado ya podemos pasar al mantenimiento e ir haciendo sesiones una o dos veces al año dependiendo de la edad y la zona.

4.-Ir cambiando de centro y de sistema según me interese la oferta que me hacen. Solamente podremos quejarnos de que el tratamiento nos ha ido mal o no ha funcionado como nos dijeron si se han seguido correctamente las indicaciones prescritas por los profesionales que nos atendieron. Me he encontrado con personas que me dicen que siguen teniendo pelo habiéndose hecho solo dos sesiones. Teniendo en cuenta que para llegar al mantenimiento han de hacerse 6 u 8 sesiones es lógico que sigan teniendo pelo. También he observado quejas de clientes que venían contándome que se habían hecho 10 ó 12 sesiones sin efecto pero en centros diferentes… Un profesional se puede responsabilizar de un trabajo que haya hecho exclusivamente él, pero no de uno que se haya hecho entre varios, en sitios diferentes y en “vaya usted a saber dónde”. Todos tenemos una prima o una amiga que tiene una máquina… Mi hija también tiene una pero es para hacer palomitas y lamentablemente ¡no depila!

Cuando decidamos empezar un tratamiento de fotodepilación es importante que nos garanticen los resultados, de esa manera podremos estar tranquilos y confiados.

5.- Combinar otros sistemas de depilación como la cera, pinza o máquinas de arranque. Cuando nos entregamos a la fotodepilación es necesario que no le seamos infieles con otros métodos. La cuchilla será nuestra aliada y nos servirá para no vernos el pelo mientras vamos acabando con él, ya que el láser o la luz pulsada solamente se tienen que encargar de destruir el folículo y poco le importa el resto del pelo. Después de la sesión, en aproximadamente 10 o 12 días, el pelo se irá cayendo solo. Si arrancamos el pelo con cera o pinza entre sesiones haremos que el tratamiento se alargue. Para destruir el folículo es necesario que el pelo se encuentre dentro de él y si lo hemos arrancado previamente el láser no podrá detectarlo y harán falta más sesiones para que ese pelo vuelva a estar en la fase idónea.

La cuchilla no hace que nuestro pelo se vuelva más fuerte. Si así fuese muchas nos habríamos pasado la cuchilla en la cabeza y en lugar de tener cuatro pelos tendríamos ¡la melena de la Pantoja! La calidad, el calibre, el grosor, color y todas las características de nuestro pelo dependen del folículo piloso y de nuestra genética. Por muy maravillosa que sea la cuchilla no tenemos poder para cambiar el pelo solamente cortando la punta.

 

Solo tienes que decidirte a venir a Terciopelos y sobre todo contárselo a todo el mundo, porque el mundo entero necesita “aterciopelarse”.

La mejor inversión siempre es en ti misma. Compra un bono de depilación láser o luz pulsada, tienes 18 meses para utilizarlo y te aseguro que algún día me dirás: El dinero mejor invertido, la lástima es no habérmelo hecho antes…

 

 

 

Belleza y Bienestar

8desde
  • Manicura, Pedicura, Limpieza facial, Masajes de Relajación, Diseño de cejas con Láser, Tratamiento Vitamina C,…
  • ¡Somos especialistas en Belleza y Estética!

Anímate y no digas que no tienes tiempo…reloj de terciopelos

¿Tienes alguna pregunta y quieres compartirla con nosotros? Recuerda que estamos conversando con todos nuestros amigos en Facebook http://facebook.com/Terciopelos