Breve historia de la fotodepilación.

La depilación, ya sea por láser o luz pulsada, se conoce como fotodepilación, ya que foto significa luz y es precisamente mediante la luz entregada en forma de calor como conseguimos destruir las estructuras que dan vida al pelo.
Hace muchos años solo se podía acceder a la raíz del pelo mediante una aguja muy fina que se introducía y seguidamente se le administraba un estímulo eléctrico que hacía que se trasmitiera el calor a la raíz, este sistema se conocía como “depilación eléctrica” era bastante molesto y obviamente muy lento pues había que ir pelo a pelo y era además de doloroso aburrido, tanto para el que lo sufría como para el profesional que practicaba esta técnica.

El Láser llegó “casi” por casualidad.

Como nada pasa por casualidad y como la tierra gira alrededor del sol a 107.000kms por hora, ¡todo avanza muy rápido…!
Gracias a que dermatólogos del mundo utilizaban láseres en dermatología (Alejandrita, neodimio Yag, Rubí) y allí donde lo aplicaban notaban una considerable reducción del pelo como efecto secundario, observaron que el láser no distinguía entre un lunar, mancha, lentigo solar de un pelo, etc., ya que la luz del láser se sentía atraída ,como si de amor se tratase, por la melanina (color) del pelo.

Fue de esta manera cómo se empezó a tener en cuenta su uso como herramienta de depilación.

Son muchos los sistemas que a lo largo de los años se han ido creando para hacer cada vez más versátil su aplicación.
Originalmente solo podíamos depilar a personas muy blancas y con pelo muy negro ya que si la piel estaba morena o bronceada el láser la quemaba porque no hacía discriminación entre la melanina (color) que existe en la piel, como de la que existe en el pelo.

Láser como fuente de ingresos.

Dejándolo en manos de físicos y teniendo en cuenta que el pelo en muchas zonas molesta e incluso llega a acomplejar, divisaron una fuente de ingresos y un negocio de alta rentabilidad, así que se pusieron manos a la obra a diseñar dispositivos para acabar de una vez con los odiosos pelos.
El primer sistema que se fabricó exclusivamente para la depilación fue la “luz pulsada” o IPL (siglas en inglés) La Luz pulsada resultó ser maravillosa y muy eficaz en la depilación, el inconveniente que tenía era el alto coste de los equipos, el coste de mantenimiento y que estaba limitada a pieles no demasiado oscuras ni bronceadas, por lo demás todo eran beneficios, eliminaba el pelo, mejoraba la piel, acababa con pequeñas marcas y cicatrices y en 6 u 8 sesiones reducía el pelo entre un 80 o un 90%.
Pero claro, como todo no puede ser perfecto y viendo que era un claro negocio, irrumpieron en el mercado “equipos de luz pulsada” a muy bajo precio, algunos casi se podría llegar a decir que eran auténticas imitaciones que vendían a centros de estética y que posteriormente desaparecían sin dejar rastro. Pero ya habían dejado esparcidas máquinas que no eran eficaces con el consiguiente desprestigio a la tan maravillosa y original “LUZ PULSADA”
Yo, particularmente, tuve que defender con capa y a espada a los equipos con los que ya llevaba años trabajando y que me habían demostrado con creces su eficacia.

El láser de Diodo llegó para quedarse.

Con el paso del tiempo y teniendo en cuenta que sobre todo en Canarias, el sur de España y en la zona mediterránea, gozamos de muchos meses de sol, hubo que estrujarse el cerebro para diseñar un sistema que pudiese ser compatible con las pieles morenas y/o bronceadas.

Algunos años después y algunas cagadas después irrumpió en el mercado el tan ya famoso “Diodo”, el láser de Diodo (como vulgarmente se le conoce) no es propiamente un Láser, sino un sistema más, al igual que La Luz pulsada, y que si bien es cierto tiene como característica principal que podemos usarlo incluso en verano a las 24 horas de tomar el sol, debemos decir de él que carece de la eficacia de otros sistemas en lo que al pelo fino se refiere, de hecho no está recomendado en el vello facial ni en zonas donde el vello que existe es residual, o en pelo castaño o rubio.

cosas que no sabes sobre fotodepilación

Fotodepilación Diodo.

Conclusiones sobre la fotodepilación:

De todo lo anteriormente expuesto la conclusión sería, que habiendo posibilidad, lo mejor es utilizar todos los sistemas y láseres que existen en el mercado e ir combinando y aprovechando los beneficios que nos ofrecen unos y otros y no elegir solamente uno de ellos.

De igual manera que me encanta montar en moto, pero cuando llueve a cántaros prefiero, sinceramente, viajar en coche y para ir de compras al centro de la ciudad no voy demasiado cómoda montada en un camión…

Estas serían, según mi experiencia, las recomendaciones generales acerca de los sistemas de fotodepilación.

  1. Diodo: primeras sesiones y zonas corporales en chicos, pieles bronceadas o fototipos oscuros, siempre que el pelo sea lo suficientemente grueso y negro. No es eficaz en pelo, claro y fino ni en zonas faciales.
  2. Alejandrita: zonas corporales, pelo residual, cuando ya se han hecho sesiones con otros sistemas y queda poco, pieles blancas y cualquier tipo de pelo, funciona mejor en pelo grueso y negro, aunque también es muy eficaz con pelo fino o claro.
  3. Luz Pulsada o IPL: especialmente efectivo en zonas faciales, mejora la estructura de la piel, se emplea para el fotorrejuvenecimiento facial, muy efectivo en todas las zonas y en todos los tipos de pelo, no se puede utilizar en fototipos oscuros ni en pieles bronceadas. Imprescindible que las máquinas estén adecuadamente revisadas y calibradas, ya que el hecho de que los cabezales estén desgastados disminuye la eficacia.
  4. Neodimio Yag: se utiliza para trabajar zonas pequeñas, interior de las orejas, definición de cejas, entrecejo, bordes de barba, bordear tatuajes y pelos sueltos es la más precisa ya que prácticamente dispara de pelo a pelo. no es eficaz en pelo fino, claro o residual.

 

¿Cuál es tu experiencia con el láser? ¿Has probado alguno de estos métodos de depilación? ¿Te han funcionado? Cuéntanos, somos todo oídos!